NEWSLETTER  
NOVIEMBRE ´12-GASTRONOMÍA Y SALUD EN LOS COLEGIOS
 
   
www.esh.es
Plaza de Molviedro,4-41001 Sevilla escuela@esh.es
Tfno: 0034 954 29 30 81
 
twitter

LA GRANADA: UNA FRUTA A TENER EN CUENTA
 

Hace un par de semanas un gran amigo mío tuvo el detalle de regalarme unas hermosas granadas procedentes del fértil y creciente suelo hortícola de Castro del Rio. Aprovechando este acontecimiento, les hablaré de la granada, fruto milenario que recientemente está siendo investigado en profundidad por sus interesantes propiedades nutricionales.

La granada (Punica granatum) es una infrutescencia, fruto de un árbol llamado granado que alcanza hasta cuatro metros de altura, de la familia de las Punicáceas; pequeña familia de árboles y arbustos, cuyos frutos tienen semillas prismáticas y rugosas.

Su cultivo se remonta a más de 2.500 años antes de la era cristiana y el nombre, propuesto por Linneo, está asociado a su historia. Se cree que los cartagineses introdujeron el granado en la región mediterránea a raíz de las "guerras Púnicas".

La fruta posee una piel gruesa de color escarlata o dorada con tono carmesí en el exterior y una gran cantidad de semillas internas rodeadas de una jugosa pulpa de color rubí. En oriente es considerada como un símbolo del amor y de la fecundidad y sus virtudes han sido difundidas por poetas tan conocidos como García Lorca.

Un detalle curioso a destacar es su particular relación con el sol. Toda fruta, cuanto más sol recibe, más colorido adquiere, pero a la granada le ocurre lo contrario: el lado que recibe el sol con más intensidad y durante más tiempo, produce granos de color blanquecino.

Aunque las granadas empiezan a aparecer en los mercados a mediados de septiembre, es entrado el otoño cuando esta fruta nos ofrece sus granos en toda su plenitud, y se mantiene hasta finales de enero. La granada se debe de recolectar antes de que madure completamente, si no es así, el fruto explota en el árbol. El grosor de su piel hace posible almacenarlas durante meses y que resista bien el transporte.

 
 

Al igual que otras frutas, su valor calórico es muy bajo debido a su escaso contenido de hidratos de carbono. El componente mayoritario es el agua y en lo que se refiere a otros nutrientes, destacamos el aporte de potasio, vitamina C y sustancias antioxidantes con propiedades antiinflamatorias como los flavonoides y taninos.

Es precisamente su notable contenido en flavonoides lo que ha llamado la atención de los científicos que buscan en ellos una solución frente a ciertas enfermedades modernas de carácter inflamatorio. Los flavonoides son un gran conjunto de pigmentos vegetales responsables de los colores llamativos de las frutas (en este caso del color rojizo de sus granos). Poseen una función muy específica e importante en nuestra cuerpo, ya que realizan la acción de captar radicales libres nocivos para el organismo, resultado de nuestro metabolismo diario por lo que el consumo de granada contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares y de cáncer.

Por lo tanto, podemos concluir que el consumo de este fruto milenario, además de producirnos una agradable aporte de sabor y nutrientes, nos ayudará a mejorar nuestra salud.

Javier García Pereda
Departamento de Nutrición y Tecnología de Alimentos
Escuela Superior de Hostelería de Sevilla

Bibliografía consultada:
http://frutas.consumer.es/documentos/frescas/granada/intro.php
http://www.directoalpaladar.com/salud/granada-un-antioxidante-natural
http://es.wikipedia.org/wiki/Punica_granatum

 

 

SI ESTÁ RECIBIENDO ESTE E-MAIL Y NO DESEA CONTINUAR RECIBIÉNDOLO , HAZ CLIC AQUÍ
Y ENVÍANOS UN CORREO ELECTRÓNICO, LO ELIMINAREMOS DE NUESTRA BASE DE DATOS
@2011-954293081-ESCUELA SUPERIOR DE HOSTELERÍA DE SEVILLA