NEWSLETTER  
DICIEMBRE´11-EL RINCÓN DE ARTURO
 
   
www.esh.es
Plaza de Molviedro,4-41001 Sevilla escuela@esh.es
Tfno: 0034 954 29 30 81
 
twitter

EL ROSCÓN DE REYES. ORÍGENES E HISTORIA
 
 
 

Es el postre típico de la comida del día de Reyes, que ya no se concibe sin los regalos que traen Sus Majestades los Magos de Oriente y sin este delicioso postre, que acumula en su haber una tradición de más de 500 años.
Tiene sus orígenes en el Imperio Romano, en "las saturnales", fiestas dedicadas al dios Saturno durante el mes diciembre y en las que existía la costumbre de esconder un haba en algún lugar de la casa, siendo el esclavo que la encontraba premiado con la libertad durante los días que duraba la fiesta. De igual forma, a principios de año en la festividad del dios Jano, "dios de las puertas" o "dios de los pasteles", se repartían por igual entre plebeyos y esclavos unas tortas hechas con higos, dátiles y miel, para celebrar el solsticio de invierno. Eran unas tortas de forma circular que contenían un haba en su interior. Esta haba representaba la prosperidad y el que la encontraba era aclamado como "rey por un día".

En el siglo III, la Iglesia institucionalizó la festividad de los Reyes Magos, y la tradición de repartir entre los pobres dulces conteniendo un haba se extendió́ rápidamente por toda Europa. La fiesta de "Le Roi de la Fave", una celebración francesa que data del siglo XI, sería una recuperación de la antigua festividad romana, y así, quien encontraba el haba en el Roscón, recibía muchos regalos y era objeto de grandes atenciones. Conocido como "Galette des Rois" o "Brioche des Rois", se confeccionaba con frutas confitadas y era usado como dulce broche para culminar las fiestas navideñas. Cuenta la historia que el cocinero de origen eslavo de la corte del rey francés Luis XV, quiso agasajar al Monarca el día de la Epifanía con un roscón tradicional de su tierra, pero con una sorpresa. El pastel estaba cubierto de frutas es- carchadas y tenía escondido en su interior un medallón de diamantes, que compró el cocinero gracias a la colaboración de otros miembros del servicio. Luis XV quedó encantado con el invento y se dedicó a propagarlo, siendo su aportación una moneda de oro en su interior como sorpresa, idea que fue acogida con entusiasmo entre la aristocracia francesa y europea del momento.



Así́ fue como, a lo largo del siglo XVIII, llegaría de manos de Felipe V de Castilla y IV de Aragón a España. Primer monarca de la dinastíaBorbón en España, había nacido en Versalles el 19 de diciembre de 1683 y murió́ en Madrid el 9 de julio de 1746. Fue Rey desde el año 1700 hasta su muerte. Creador de las Reales Academias de la Lengua y la Historia, fue también quien introdujo la costumbre del "Gateau du Roi" entre la nobleza española, aunque pronto la costumbre pasaría al pueblo llano, siendo Madrid y Sevilla importantes baluartes de esta obra maestra de la repostería. Poco a poco, todo el país y sus colonias se fueron dejando seducir por la costumbre.

Respecto al premio, en Cataluña la moneda se iría sustituyendo por una figurita, una tendencia que se acabó extendiendo a casi toda España. Según la tradición, la persona que recibe en su pedazo de Roscón la figurita tendrá́ suerte durante el año nuevo, ya que los Reyes Magos le conceden protección. Por su parte, el que recibe el haba tendrá́ que pagar el postre. Esta torta es famosa en la cocina lusa como "Bolo de Rei" y, aunque no es igual en ingredientes, la costumbre sí. En México, la representación de la Natividad es incorporada a la rosca de reyes, en donde el pan puede tener uno o varios muñequitos escondidos. Esto representa que el niño tuvo que ser escondido y protegido en los días del relato bíblico y es tradicional que, aquel que encuentra el muñeco, adquiera la obligación de comprar tamales para la fiesta del Día de la Candelaria, celebrada el 2 de febrero. En Argentina se hace una "Rosca de Reyes" excelente.

 

En torno al Roscón de Reyes la simbología tiene un papel relevante. Las frutas escarchadas, rojas y verdes, simbolizan los rubíes y esmeraldas que se supone adornaban los mantos de los tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar.

Las «sorpresas» adoptan formas diversas, generalmente son objetos o figurillas («muñequito de la suerte») atractivas para los niños. Anteriormente, la única sorpresa que contenía el roscón era un haba que daba buena suerte al que la encontraba, porque el haba simbolizaba al niñoJesús o, según otras versiones, la huida de la persecución del rey Herodes.

 

 

SI ESTÁ RECIBIENDO ESTE E-MAIL Y NO DESEA CONTINUAR RECIBIÉNDOLO , HAZ CLIC AQUÍ
Y ENVÍANOS UN CORREO ELECTRÓNICO, LO ELIMINAREMOS DE NUESTRA BASE DE DATOS
@2011-954293081-ESCUELA SUPERIOR DE HOSTELERÍA DE SEVILLA